Vídeos

 

 

 

 

Mi interés por el desnudo en el video no proviene sólo de sus valores asociados a la vida natural y a la libertad, los cuales a pesar de compartirlos personalmente y estar presentes en mi obra, no constituyen su principal inspiración. Para mí, trabajar el desnudo en el video satisface otra necesidad más fuerte, enseñar a ver y a valorar la belleza del cuerpo masculino cuando aparece completamente desnudo en situaciones y contextos de la vida cotidiana y especialmente cuando está en movimiento. Pienso que es importante crear secuencias en las que la contemplación de un hombre desnudo moviéndose pueda generar una fuerte atracción visual capaz de seducir al espectador por la belleza de las imágenes, y que a partir de este goce estético que provocan se pueda llegar, si es posible, a acariciar la sensualidad.

También creo que para conseguir estos fines es necesario evitar la plasmación de movimientos muy elaborados, interpretados por bailarines o atletas adecuadamente entrenados, e ir a buscar, entre modelos no profesionales, los gestos y las acciones de la vida cotidiana, los cuales debido a la su naturalidad y frescura son potencialmente más estimulantes.

Al mismo tiempo, en mis cortos hay algo de autobiográfico. Expresan mi especial atracción hacia mis modelos. Una atracción que en algunos casos ha sido correspondida de alguna manera. En este sentido mis trabajos son algún tipo de declaración de amor.

Creo que muestran lo que siento hacia un modelo y la satisfacción y la excitación que ello provoca en él. Es como un tipo de correspondencia sexual o incluso amorosa que, cuando uno la siente, necesita expresarla de alguna manera, y el arte es como un medio que permite su sublimación.

Por todo ello intuyo que la naturalidad y la belleza de mis imágenes son fruto de la admiración, la profunda confianza y el sincero afecto que se han originado entre algunos de mis modelos y yo. Especialmente ello se puede observar en mi corto titulado Dutxa (Ducha) donde el protagonista no puede evitar tener una espontánea y no premeditada erección mientras se ducha enfrente de la cámara.

Mis modelos no son profesionales y pertenecen a un mundo que es muy diferente al mio. Con un nivel de formación bajo, sin trabajo y con problemas personales varios, aparentemente no son los mas apropiados como amigos. Sin embargo, tienen otros importantes valores, como su espontaneidad, su frescura y su impulsividad. Además poseen un cuerpo muy natural. Un cuerpo que no ha sido articificialmente modelado en un gimnasio ni afeitado. Estos chicos transmiten la belleza y la sensualidad de lo salvaje. Espero ser capaz de mostrar todo esto en mis cortos.

Actualmente soy doctor por la universidad de Barcelona y trabajo como docente en la enseñanza secundaria. Como profesor de historia del arte y a lo largo de mi vida profesional he sido bastante innovador, siempre buscando nuevas estrategias para motivar a los alumnos en la clase. En este sentido he producido varios juegos educativos on-line y abundantes reconstrucciones de monumentos históricos en realidad virtual.

Todo este tipo de trabajos se pueden consultar en: www.xtec.cat/~ebiosca

Debo apuntar que durante ese tiempo recibí muy pocos correos procedentes de otros profesores o alumnos expresando sus opiniones sobre estos trabajos, y todos ellos siempre fueron comentarios de carácter profesional muy amables pero frios y distantes. Mis trabajos no les habían llegado al alma.

Sin embargo, cuando he empezado a elaborar vídeos sobre el desnudo masculino el número de comentarios recibidos del público se ha multiplicado considerablemente y, lo que es mas importante, son mucho mas emotivos, personales e incluso apasionados.

¿Qué significa esto? Una obviedad: que el público que valora la belleza y la sensualidad es mucho mayor y mas entregado que el que valora los productos educativos.

Por otro lado, un auténtico profesor no puede escapar nunca del todo de la influencia de su trabajo diario y de su vocación. Por ello, en mis vídeos también se puede notar cierto impulso educativo: mi obsesión por enseñar a valorar la belleza y la sensualidad que emanan del desnudo. Una obsesión de la que uno no es consciente hasta que alguien te permite darte cuenta de ella. Fue el caso de un admirador que me escribió diciéndome: Es fantástico y debería ser mostrado a los chicos y chicas jóvenes en la edad de la pubertad para su educación sexual en los institutos...