Hombres en 360º

 

Galería 2010

 

 

 

"El cuerpo humano es la creación divina más importante y, cuando su Hijo se encarnó, se hizo hombre, no mujer, ni caballo ni árbol. Cristo fue el hombre más bello que ha existido jamás, y por ello cada vez que contemplamos la belleza masculina nos acercamos a lo divino. No es que tengamos el derecho, sino más bien el deber, de adorarla ".

Estas palabras de Miguel Ángel, compartidas por el círculo de filósofos y artistas de la corte de Lorenzo el Magnífico y las más altas instancias vaticanas, justificaban el gusto, ampliamente difundido durante el Renacimiento, a los desnudos masculinos, como tema artístico.

En una época tan secularizada como la nuestra no deberíamos necesitar ninguna justificación religiosa ni de otro tipo para poder admirar sin miedo el esplendor de un hombre desnudo, sobre todo si es bello. Captar las proporciones de un cuerpo bien hecho, contemplarlo desde varios puntos de vista, entretenerse en mirar la forma de los miembros, el torneado de los músculos y los detalles de su piel, y todo ello durante el rato y las veces que se quiera, es un placer que no es fácil de encontrar y que estas animaciones ponen a vuestra disposición.

El desnudo integral, mostrado con toda su franqueza sin sombra, gesto u objeto que puedan tapar ninguna parte, es la forma artística que mejor permite saborear la belleza de un cuerpo. La ropa, por mínima que sea, esconde, realza y disimula y, por lo tanto, impide observar las proporciones y los miembros de forma natural, mientras que al mismo tiempo despierta el misterio y la curiosidad, que a menudo alimentan el deseo.

La velocidad a la que van las imágenes en un vídeo no permite captar con toda la atención que se quisiera los detalles de un cuerpo humano, para hacerlo habría que detener la secuencia en cada frame para dar tiempo a la mente a captar y saborear adecuadamente lo que está mirando. Inversamente, la fotografía sí que lo permite, pero al mismo tiempo, al ser un medio estático sólo nos muestra desde un único punto de vista lo que queremos mirar.

Por otra parte, tanto la fotografía como el vídeo sólo proporcionan al usuario un nivel de interactividad muy escaso, o incluso nulo, ya que ambos están pensados para ser contemplados pasivamente por parte del espectador.

Partiendo de estas constataciones, las animaciones que aquí veis son un intento de combinar lo que nos ofrecen estos dos medios, o sea, la oportunidad de entretenerse en la contemplación de un cuerpo durante el tiempo y con el nivel de detalle que se quiera, con la posibilidad de ver este cuerpo desde todos los ángulos en un movimiento de 360 grados. Y todo ello, con un nivel de interacción más cercano al que pide un usuario del siglo XXI.

Ningún modelo fotografiado es profesional y la mayoría los he conocido en playas nudistas, básicamente en la cala Balmins de Sitges y en la "Waikiki" de Tarragona. En verano voy a menudo porque me gusta nadar y tomar el sol desnudo, y cuando veo un desconocido que me gusta, me presento, le explico mi trabajo y le propongo ser modelo.

Muy raramente la respuesta es desagradable, ya que casi siempre el posible modelo se muestra curioso y halagado. En este sentido, debo confesar que aunque debido a mi timidez he tardado en decidirme por este tipo de "reclutamiento", los resultados han sido mucho más satisfactorios que, por ejemplo, los contactos que se puedan obtener por internet. Supongo que el hecho de practicar el nudismo y tener la posibilidad de un cara a cara con la persona que hace la oferta juegan a mi favor, mientras que el anonimato y la aparente facilidad que ofrece la red juegan en contra. Así, si bien por las webs de contactos y de anuncios gratuitos es muy fácil encontrar gente que pueda estar interesada, paradójicamente, el porcentaje de modelos que al final acceden a trabajar conmigo es incomparablemente menor.